NO HABLE CON LA POLICÍA, HABLE CON UN ABOGADO PRIMERO

78consejos

edicion78
Craigtabogado

line

top2

Como abogado me he dado cuenta que es importante reconocer que todas las personas que vivimos en los Estados Unidos tienen el derecho de guardar silencio y pedir el servicio de un abogado antes de hablar con un policía.
Si usted se encuentra con un oficial de policía y lo quieren interrogar, tome un momento para pensar antes de contestar cualquier pregunta que le hagan; esto no es difícil si lo hace con todo el debido respeto. Por ejemplo, la policía le pregunta ¿dónde está el arma? ¿o el dinero?, su respuesta en ese momento debe ser: “Señor policía en este momento y con todo el debido respeto no puedo contestar esas preguntas o cualquier otra pregunta hasta no tener un abogado presente” así su declaración o “estatement” no se puede usar contra su persona, en el área legal se le conoce como los “miranda rights” donde un policía debería decirle sus derechos “que todo lo que diga puede ser usado en su contra y que tiene derecho a un abogado”.
La mayoría de los hispanos no entienden este derecho o no saben que existe y si lo reconocen tienen miedo de invocarlo y usarlo. Muchas veces la policía puede intimidarlo o usar engaños y mentiras para obtener información que podía ser usada en contra de usted en el proceso legal. En la mayoría de los casos donde he defendido al hispano, la confesión o admisión existe en el 90% de los casos, esta confesión o admisión es una declaración del sospechoso de lo que ocurrió y muchas veces incluyendo con quien andaba, como ocurrió el delito, porque pasó y a qué hora ocurrió el delito o el caso bajo investigación.
Si posteriormente se quisiera defender su caso (a cualquier persona en esta situación) se encontrará que su defensa será más difícil y casi imposible de presentar, simplemente porque la policía no tiene que probar lo que pasó, porque el acusado le ha ayudado a la policía a probar el caso contra usted mismo. Recuerde que sus palabras se van a usar en su contra y que será difícil explicarle a un juez o a un jurado que lo que le dijo a la policía es invalido o que le tomaron la declaración a la fuerza y a punta de pistola. Esta invalides a veces es casi imposible de contradecir porque mostrar que su declaración fue involuntaria es difícil de probar, a menos que la policía lo halla golpeado, a fin de cuentas son sus palabras lo que lo condenan.
No le ayude a la policía a condenarlo, deje que el Estado pruebe su caso. En relación al troquero, recuerda que tiene que hacer todo lo posible para proteger su privilegio de conducir. En caso que lo pare el CHP o la policía local por investigación, tiene que cumplir con el requisito de someterse a una prueba de alcohol de sangre o de aliento.

Tiene que permitir que la policía haga su investigación y no se puede reusar a estas pruebas si no le van a suspender la licencia de conducir. El aviso para todo trailero en esta situación, es no decirle a la policía cuantas cervezas se tomó, simplemente le dice a la policía que se va a someter a los exámenes, pero que no va a discutir ningún aspecto de su caso. Siempre deje este trabajo a la policía y no se condene con sus palabras.

Chisvin Law Group
1800 9370180

line

bottom1

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s